Download Au temps des chevaliers et des chateaux forts, 1250-1350 (La by Pierre Miquel PDF

By Pierre Miquel

Show description

Read Online or Download Au temps des chevaliers et des chateaux forts, 1250-1350 (La Vie privee des hommes) PDF

Similar history_1 books

Women's Suffrage in America (Eyewitness History Series)

Chronicles the fight of yank ladies for the suitable to vote, from 1800 to their victory in 1920. comprises quotations from modern witnesses via memoirs, letters, and different files of the interval.

Extra info for Au temps des chevaliers et des chateaux forts, 1250-1350 (La Vie privee des hommes)

Example text

Dios le guarde! Y empezó a santiguarse. ¿Quién no creyera que se habían criado con nosotros? Don Diego se le ofreció mucho, y preguntándole su nombre, salió el ventero y puso los manteles, y oliendo la estafa, dijo: —Dejen eso, que después de cenar se hablará, que se enfría. Llegó un rufián y puso asientos para todos y una silla para don Diego, y el otro trujo un plato. Los estudiantes dijeron: —Cene V. , que, entre tanto que a nosotros nos aderezan lo que hubiere, le serviremos a la mesa. —¡Jesús!

Yo que lo oí, me enojé tanto que salí allá diciendo que era mucha bellaquería y atrevimiento venir a gruñir a casa ajena. Y diciendo esto, envásole a cada uno a 55 puerta cerrada la espada por los pechos, y luego los acogotamos. Porque no se oyese el ruido que hacían, todos a la par dábamos grandísimos gritos como que cantábamos y así expiraron en nuestras manos. Sacamos los vientres, recogimos la sangre, y a puros jergones los medio chamuscamos en el corral, de suerte que cuando vinieron los amos ya estaba todo hecho, aunque mal, si no eran los vientres, que aún no estaban acabadas de hacer las morcillas.

Diéronle el Sacramento, y el pobre, cuando le vio (que había un día que no hablaba), dijo: —Señor mío Jesucristo, necesario ha sido el veros entrar en esta casa para persuadirme que no es el infierno. Imprimiéronseme estas razones en el corazón. Murió el pobre mozo, enterrámosle muy 32 pobremente por ser forastero, y quedamos todos asombrados. Divulgóse por el pueblo el caso atroz, llegó a oídos de don Alonso Coronel y como no tenía otro hijo, desengañóse de los embustes de Cabra y comenzó a dar más crédito a las razones de dos sombras, que ya estábamos reducidos a tan miserable estado.

Download PDF sample

Rated 4.62 of 5 – based on 42 votes